martes

38. ¿La peluquería como el mejor lugar para empezar un cambio?

No sé por qué creí que ir a hacerme un corte de pelo sería lo mejor para cambiar de cabeza. Como si recortando las puntas florecidas pudiera sacarme de la cabeza lo que ya no sirve. Es más, estaba tan animada con el cambio que me animé a pedir flequillo (si, yo la de pelo enrulado que sale con rodete para evitar las horas de secador y planchita). A medida que caían pedazos de pelos sobre mi sentía como si me sacara estas relaciones imposibles, pensamientos rebuscados y malos humores. De repente el mechón largo cayó y cuando estaba a punto de sentirme en el cielo el peluquero dijo ¨oh no, hay una cana que esta arruinando mi obra de arte¨. ¿Uno?, dije como si mi cabeza pesara como el mármol. ¨Uno en el flequillo, en el resto de la cabeza hay bastantes más¨. Empece a pedirle obsesivamente que me los corte… de repente el flequillo hizo que se vieran solo de costado mis arrugas. Parecia que mi cara quedaba mas expuesta y que el corte juvenil era una desubicación para una mina que ya tiene que considerar hacerse esclava del tono sobre tono para disimular el paso del tiempo… Y recién vamos por los 30 :(

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se ha producido un error en este gadget.